Servir de Camino

Con gozo nos sabemos convocados al Sínodo. Nos reconocemos todos- obispos, presbíteros, diáconos; religiosos o laicos-  llamados a ser “sínodo”: Pueblo de Dios que, en Cristo, camina  en comunión. Guiados por el Espíritu, hacemos discernimiento  para  decir, como Pablo y Timoteo: “no nos anunciamos a nosotros mismo, sino a Jesucristo, el Señor, y nosotros no somos más que servidores de ustedes por amor a Jesús” 2 Cor 4,5. Queremos ser Iglesia al servicio del Evangelio; al servicio de una salvación que está destinada a todos los que en Cortés desean y buscan gracia y paz.

 A los 10 años del Concilio  Vaticano II, el Papa Pablo VI publicó una hermosa exhortación apostólica- la Evangelii Nuntiandi–  para recoger y ofrecer a toda la Iglesia el trabajo del tercer Sínodo General de los Obispos: Con aquel Sínodo,  el Papa recordó que : Evangelizar constituye, en efecto, la dicha y vocación propia de la Iglesia, su identidad más profunda. Ella existe para evangelizar, es decir, para predicar y enseñar, ser canal del don de la gracia, reconciliar a los pecadores con Dios, perpetuar el sacrificio de Cristo en la santa Misa, memorial de su muerte y resurrección gloriosa. EN 14.

 Y Aparecida se hace eco de esa palabra: Por esto, nosotros, como discípulos de Jesús y misioneros, queremos y debemos proclamar el Evangelio, que es Cristo mismo. Anunciamos a nuestros pueblos que Dios nos ama, que su existencia no es una amenaza para el hombre, que está cerca con el poder salvador y liberador de su Reino, que nos acompaña en la tribulación, que alienta incesantemente nuestra esperanza en medio de todas las pruebas. Los cristianos somos portadores de buenas noticias para la humanidad y no profetas de desventuras. DA 30

Sigue leyendo

Anuncios

A la escucha de la Palabra

Leer: Rm 12, 1-21

Hasta el final del capítulo 11 la carta a los Romanos ha ido presentando el “evangelio”: Rm 1,15. Desde 12,1 hasta el final,  Pablo exhorta a vivir en conformidad con esa buena noticia. Podemos articular el capítulo en cuatro secciones. Centraremos más nuestra lectura en las dos primeras: 12,1-2 y 12,3-8  aunque las dos últimas:12,9-17 y 12,18-20 enriquecerá, también, la llamada a responder a la misericordia de Dios.

Porque hemos recibido el Espíritu podemos actuar guiados por ese mismo Espíritu. La novedad cristiana no está en que tengamos nuevas normas sino en que, por pura gracia, hemos recibido un corazón nuevo. Rm 8, 1-17. Los criterios, las orientaciones que da Pablo están en las Escrituras. Su novedad es la de la misericordia entrañable de Dios que nos hace capaces de amar.

 La imagen del Cuerpo de Cristo ya se encuentra en 1 Cor 12, 13-31 y sirve de nuevo para armonizar la diversidad de dones en la unidad de Cristo. El modo de realizar esos dones es lo que hace posible su contribución a la unidad: con generosidad, con diligencia, con buen humor.

 No tengan pretensiones desmedidas…No busquen grandezas, pónganse a la altura de los humildes. La reiteración es significativa.

Sigue leyendo

Camino en la Historia

                                                                                                    Con la alegría de la fe, somos misioneros para proclamar el Evangelio de Jesucristo y, en Él, la buena nueva de la dignidad humana, de la vida, de la familia, del trabajo, de la ciencia y de la solidaridad con la creación…Nos alienta el testimonio de tantos misioneros y mártires de ayer y de hoy en nuestros pueblos que han llegado a compartir la cruz de Cristo hasta la entrega de su vida. DA 103 y 140

En  http://servicioskoinonia.org/martirologio/ encontramos una amplia reseña de esos misioneros y mártires. Hacemos memoria especialmente de  unos pocos  que están más cerca de nosotros en el tiempo y en la geografía:

25 junio 1975

Los mártires de Olancho . El 25 de junio marca la conmemoración de un hecho penoso en la historia de Olancho y de Honduras.  A catorce hermanos, entre ellos: campesinos, mujeres y dos sacerdotes, el Padre Maximiliano Cypher,   “Casimiro”y el Padre Iván Betancourt, se les despojó de la vida.

24 marzo 1980

Monseñor Romero fue nombrado Arzobispo de San Salvador el 3 de febrero de 1977. El 12 de marzo del mimo año, se produce una  muerte que provocó la unión del clero en torno al arzobispo, la del padre Rutilio Grande. Un sacerdote consciente, activo y, sobre todo,  comprometido con su fe.

Sigue leyendo

Discernir el Camino

III GUÍA DE CUARESMA

Introducción

Disciernan, examinen, sometan a juicio, juzguen, pongan a prueba…Podemos encontrar diversas traducciones de una  llamada frecuente de Pablo: “Disciernan todo, quédense con lo bueno”. 1 Ts 5, 20.  Como Pablo, sabemos que no hemos alcanzado la meta; nos sabemos alcanzados por Cristo y nos esforzamos por ir hacia delante: Fil 3,13-16. Celebrar un Sínodo  es expresar la certeza que el Señor ya está en medio de nosotros, que tenemos las primicias del Espíritu,  pero que esperamos  la plena liberación de los hijos de Dios.  Rm 8, 18-27. Por eso, en la paz de Dios, nos ocupamos de cuanto es verdadero y noble, justo y puro, amable y loable, de toda virtud y de todo valor. Flp 4,7-9.

  Sigue leyendo

A la escucha de la Palabra

A la escucha de la Palabra

 Leer  Hch 15, 1-35

El libro de los hechos no quiere responder a nuestra curiosidad histórica sino proclamar que el Espíritu es el que conduce la historia y hace presente la salvación de Dios hasta el confín de la tierra. En el centro del libro el capítulo 15 se centra a su vez en las palabras de Pedro: “Creemos que  tanto ellos como nosotros hemos sido salvados por la gracia del Señor Jesús”

Sigue leyendo

Camino en la Historia

Camino en la historia

Después de siglos de persecución y rechazo, la libertad concedida a la Iglesia bajo Constantino´(313) abrió nuevas posibilidades y planteó nuevos retos. La práctica cristiana de reunirse y discernir que había acompañado el camino de las Iglesias de oriente y occidente se pudo realizar con mayor facilidad bajo la protección del emperador pero también con mayor riesgo de interferencia de intereses y criterios poco concordes con el proyecto de Jesús.

Sigue leyendo

Caminar con Cristo

Caminar con Cristo

 

Cristo, convocando un pueblo de judíos y gentiles, que se unifica no según la carne sino en el Espíritu, constituyó el nuevo pueblo de Dios. Ese pueblo de Dios que, caminando en el tiempo presente, busca la ciudad futura es designado como Iglesia de Cristo. LG 9. Somos Pueblo que camina porque  caminamos por  el Espíritu de Cristo,  al modo de Jesús y como Cuerpo de Cristo. Por Cristo, con Él y en Él somos sínodo.

Caminamos en el Espíritu de Cristo. No nos reúne la admiración por un maestro galileo de hace dos mil años; no es un libro el que fundamenta nuestra unidad y nos guía; no son los herederos del fundador los que organizan nuestra congregación. Es el Espíritu el que nos guía: el mismo Espíritu  que “ungió” a Jesús, el que lo resucitó de entre los muertos; el que  entregó en la cruz, el que irrumpe en Pentecostés. No somos nosotros los que nos constituimos como Iglesia, los que nos congregamos, los que nos salvamos. Todo es gracia. Nos congrega el Espíritu por puro don. Nos salva Dios independientemente de nuestras obras. Llevados  por el Espíritu, somos hijos de Dios. No nos gloriamos en nosotros mismos, acogemos el don de Dios  en alegría y para la libertad.

Sigue leyendo

Oración del Sínodo

Padre Santo y Compasivo,

Tú has querido salvarnos no aisladamente,

sino constituyendo un pueblo

que te conociera en verdad

y te sirviera santamente.

 

Nosotros somos tu pueblo

que peregrina en el departamento de Cortés:

Enséñanos tus caminos

y guía nuestros pasos en fidelidad a Jesucristo.

  Sigue leyendo

Proceso del Sínodo

Queridos hermanos y hermanas:

Con la convocatoria realizada el domingo pasado al I Sínodo Diocesano de Nuestra Diócesis de San Pedro Sula, hemos dado por iniciado el proceso del Sínodo.  Como lo anunció nuestro obispo Ángel Garachana, el sínodo tendrá una duración de un año y medio; terminando el mismo el 13 de Julio del 2013.  El sinodo comprende tres etapas:

Sigue leyendo

Inicio del Sínodo Diocesano

El Obispo de la Diócesis de San Pedro Sula, Ángel Garachana Pérez, anunció ante unas 7mil personas el inicio del primer Sínodo Diocesano. La celebración fue en la Catedral San Pedro Apóstol.

Estimados hermanos en Jesucristo:

Los he convocado en este primer domingo de Cuaresma para anunciarles la celebración del primer Sínodo de la diócesis de San Pedro Sula. Es el obispo diocesano el que tiene la facultada de convocar el sínodo (CIC 462, 1) cuando lo aconsejen las circunstancias, después de oír al consejo presbiteral (CIC 461,1).

Sigue leyendo